Historia de la Parroquia


Historia de la Parroquia

PARROQUIA NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN, BOCAS DEL TORO


Fue la primera parroquia creada en Bocas del Toro, que casi desde sus inicios abarcaba todos los límites de la provincia y lo que hoy día es la Comarca Ño Kribo.

Fue fundada en 1883.

Sobre este territorio, tradicionalmente habitado por indígenas ngóbes, buglés, bribris y nasos, pero también por inmigrantes de las Antillas, los libros parroquiales nos revelan que Monseñor José T. Paúl, sj, en junio de 1883, había creado la primera parroquia (la Virgen del Carmen) y bendecido el primer templo católico construido en la región.


Decreto de creación de la Parroquia de Bocas del Toro

En el Libro Primero de bautismos, de la parroquia de Bocas del Toro, en la página 64 aparece un decreto, que a la letra dice:

“Nos, José Teléforo Paul, por la gracia de Dios y de la Santa Sede Apostólica, Obispo de Panamá:

  • Por cuanto pasan de dos mil habitantes de la Comarca de Bocas del Toro,
  • Están  muy retirados de las demás parroquias
  • Ellos lo desean y piden
  • Prometen contribuir para el sostenimiento del párroco y del culto,
  • Y es necesario para atender sus necesidades espirituales

DECRETAMOS:

  • Erígese en Parroquia la Comarca de Bocas del Toro.
  • Asignamos por limites los de la misma Comarca, comprendiendo todas las islas de la bahía, los caserillos de los ríos que entran a ella y a la Laguna de Chiriquí y los de Sixouler (sic) y Chanquinouler (sic).
  • Dependerá, hasta nuevo decreto, de nuestro Despacho directamente.

Comuníquese y archívese.
Dado en Bocas del Toro, a seis de Junio, año de mil ochocientos ochenta y tres

+ José Telésforo Paul                                                            Antonio Ma. Sanguillén

Obispo de Panamá                                                                               Secretario de Visita

Durante varios años, esta parroquia no superó los estrechos límites de la isla Colón y fue para latinos y criollos. El año 1917, con la llegada de los padres paulinos y la segunda visita de monseñor Rojas Arrieta podríamos decir que es el año de consolidación de la Iglesia católica en Bocas del Toro.

A finales del siglo XIX, llegó a la parroquia de Bocas del Toro el padre Pablo José Völk y enseguida realiza varias misiones a los ríos Teribe y Changuinola, territorio de los nasos y a los ríos Krikamola y Gwaribiara, hábitat tradicional de los ngóbes y buglés y hace que la parroquia e iglesia de Bocas del Toro, sea una iglesia y parroquia de criollos y latinos pero también de indios. El P. Pablo José Volk es reconocido como” el misionero de los indios”, de los Ngöbes y de los Teribes. Fue el que abrió la Iglesia de Bocas del Toro a los pueblos indígenas, buscándolos en sus montañas.

Los padres Paulinos continuaron la labor del padre Völk en la cabecera de la 008parroquia y afianzaron su trabajo misionero y evangelizador entre los ngóbes y los nasos.  En esta época los obispos enviaron sacerdotes bilingües a la parroquia. A partir de 1891, la presencia y el trabajo pastoral de los sacerdotes se hizo presente en la parroquia. Con la llegada de los padres paulinos la consolidación de la parroquia fue un hecho. Pasaron a trabajar en Almirante y Changuinola, que fueron constituidas como parroquias en 1953 y 1957 respectivamente. También extendieron la de Bocas del Toro por las comunidades de la Laguna de Chiriquí y las costas del Golfo de los Mosquitos hasta Santa Catalina o Calovébora.

Sacerdotes paulinos recordados:

– P. José Montoya.
– P. Pablo José Volk.
– P. Rober Schiekling.
– P. Charles Malony.
– P. Joseph C. Meary.
– P. Willian A. O´neill.
– P. Stephen Strouse (primero en Almirante – colegio).
– P. Furlong (primera capilla en Changuinola).
– P. Eduardo Gómez (primero en residir en Changuinola, 1946).
– P. Italo Chialastri (construyó la Iglesia y la casa cural del Changuinola).
– P. Joseph Elzi (residió por muchos años en Changuinola).
– P. John Ford.
– P. Roberto Doherty.
– P. Thomas Hynes.
– P. John Kennedy.

En 1948, se crea la Academia Nuestra Señora del Carmen con la especialidad de Comercio en Isla Colón, dirigida por la religiosas terciarias capuchinas.



 Con la llegada de Mons. Legarra salieron los padres Paulinos y llegaron los Agustinos Recoletos.  El mismo obispo desde su llegada a la misión, ha recorrido los mares y ríos, montes y valles de la misión conociendo de cerca la realidad de nueva prelatura. Ha palpado la miseria espiritual y también grandes necesidades de orden material y humano. Respondiendo a estas necesidades sigue fortaleciendo el trabajo pastoral y social. Las parroquias de Bocas del Toro, Almirante, Kankintú y Changuinola fueron atendidas por sendos equipos de dos y tres misioneros.

034En octubre 1964 el Obispo asiste en dos últimas secciones del Concilio Vaticano II. Durante su estadía en Roma recibe un telegrama de P. Victorino Jiménez con siguiente información:
“…en la noche del 13 al 14 de septiembre 1964 un furioso vendaval se desató sobre la población de Bocas del Toro y destruyó totalmente la catedral, el colegio y daño seriamente la casa de las religiosas. Destruyó también una cien casas, dejando sin hogar a más de 500 personas. Algo lamentable…..”

Con el tiempo la comunidad católica con su propia generosidad y también ayuda de la Iglesia en Europa va a levantar un nuevo templo, la catedral actual.

Imposible sería resumir aquí la labor pastoral de los misioneros Agustinos Recoletos en la Parroquia Nuestra Señora del Carmen: construcción de capillas,  acompañamiento y formación de los catequistas, varios proyectos de asistencia social (becas de estudio), fortalecimiento de las capillas y comunidades en Chiriquí Grande. Esta parroquia se ha distinguido por sus grupos de atención a los pobres y ancianos (Damas de la Caridad de San Vicente de Paúl). Se ha evangelizado con esmero a las diferentes comunidades de latinos e indígenas ubicadas en las distintas islas que conforman el archipiélago Bocas del Toro.

Los Padres Agustinos Recoletos que trabajaron en la parroquia:
P. Agustín López
P. Francisco Ibarrola
P. Antonio Zufía
P. Félix Sáez
P. Ignacio Calahorra
P. Javier Rodrigo
P. Pablo Ganuza
P. Jesús Arrondo
P. Ismael Bortiri
P. Rafael Samudio
P. Max Vidal
P. Ramón Pons
P. Ernesto Álvarez
P. Víctor Manuel María C.
P. Fermín Moriones Zubillaga

Mons. Martín Legarra
Mons. Agustín Ganuza
Mons. Aníbal Saldaña

035

Convivio pascual 2008: Agustinos Recoletos de Bocas y David, con sus obispos.

036Visita del P. General, arriba de izquierda: P. Víctor, P. Max, P. Ismael

  038P. Ramón Pons

043Kapitulo Prowincial 1995. En el centro p. Roberto y p. Anibal
(actualmente el obispo de la prelatura)

039

En el balcón de la casa cural. Obispo y misioneros en finales de los años 70’

040

De la derecha: P. Ignacio, P. Roberto, P. Pablo

031

Ultima reunion de mons. Ganuza con sus misioneros.

044

De los catorce religiosos OAR, siete de ellos han trabajado en la Prelatura de Bocas del Toro. De rodillas a lado del Obispo, el joven rubio (Juan José Zaro) y sigue el p. Ismael Bortiri. De pie, los padres: PP. Bernardo Eguaras, José Luis Lugo, Ramón A. Echavarría, Juan Carlos Andújar y Marco Marte. Republica Dominicana, 19 de noviembre 2013

041

En el año 2012 los Padres Agustinos se retiran de la Parroquia. Asume como administrador parroquial el Rev. P. Jorge Franklin Sarsaneda del Cid SJ, quien durante un año atendió pastoralmente la parroquia con especial interés por llegar  a las comunidades indígenas del archipiélago.

042

En el año 2013, concretamente el día de s. José, asume como administrador parroquial el P. José Gwozdz SVD, para iniciar un proceso de evaluación y reconocimiento de este ministerio con la esperanza de que a corto plazo se suscriba un convenio con el Señor Obispo.

La experiencia fue muy positiva, y a los dos años, el día primero de febrero del dos mil quince se pudo suscribir un convenio entre el Obispo y el Superior General SVD. De este modo, se garantizó la presencia permanente de dos sacerdotes verbitas en la Parroquia. El P. Jose Gwózdz SVD (polaco) y el P. Jose Le Van Quoc SVD (vietnamita). 

 

Entre varias actividades pastorales destacamos el Festival Infantil Mariano, se le dio un especial relieve al testimonio de la Sra. Floribeth Mora de Costa Rica que posibilitó la canonización del Papa Juan Pablo II. La peregrinación a la Virgen de la Gruta se promovió como un evento juvenil de la Prelatura. Se potenció la piedad eucarística con el templo abierto todos los jueves fomentando entre los fieles la visita al Santísimo Sacramento. Como una autentica novedad en las parroquias de la Prelatura se fomentó la devoción a la Divina Misericordia, y con solemnidad se cerró el Año de la Misericordia.